Descubre la historia de Bárbara Bartolomé, una joven madre que luchó contra la violencia doméstica y el miedo para proteger a sus hijos. Tras sufrir una lesión en la espalda, se enfrentó a la posibilidad de no volver a caminar. ¡Sigue leyendo para conocer su conmovedora historia!

Bárbara Bartolomé era una madre joven cuando se dio cuenta de que el hombre con el que se casó no era el mismo hombre con el que había salido.

Lo que ella pensó que era una relación normal se volvió violenta, y al tener una hija pequeña de 1 mes y un hijo de 5 años, su seguridad era una prioridad para ella. u esposo rechazó repetidamente su ayuda y, finalmente, Bartolomé supo que ella tenía que dejar su matrimonio, pero estaba atormentada por el miedo.

Su entonces esposo había contratado un seguro de vida para ella, y ella sintió que su propia vida estaría en peligro si él se enteraba de que ella estaba tratando de quitarle a sus hijos y dejarlo.

Su preocupación por la seguridad de sus hijos era tan fuerte que incluso en el momento de su muerte debido a un error médico, se comprometió a volver con ellos.

“Creo que acabo de morir”

Era 1987, un mes después del nacimiento de su hija, Bartolomé se lesionó la espalda levantando algo demasiado pesado. Visitó a varios médicos durante meses, los primeros le dijeron que no podían ayudarla y que nunca volvería a caminar. Finalmente, un neurocirujano se mostró confiado en su caso, y la sometió a unas pruebas.

Le inyectaron un tinte en la nuca y le advirtieron de que, si se movía, el tinte podría desplazarse y provocarle terribles dolores de cabeza durante meses. Desgraciadamente, alguien pulsó el botón equivocado e inclinó hacia atrás la mesa de rayos X en la que se encontraba, permitiendo que el tinte fluyera hacia su cerebro, y Bartolomé perdió el conocimiento.

“Me subí al techo”, dijo. Pero de repente, todo el miedo que había tenido se había ido. No sentía nada más que calma, casi como si estuviera envuelta en una suave manta de amor y la seguridad de que todo estaría bien. Luego miró hacia abajo y vio su propio cuerpo tirado allí mientras un técnico gritaba “código azul”.

Pensó que si estaba en el techo y su cuerpo estaba allí abajo: “Creo que acabo de morir”.

La escena de abajo era caótica cuando el personal médico inundó, pero Bartolomé dijo que no sentía nada más que amor, calma y seguridad.

Estaba teniendo una experiencia cercana a la muerte, que se ha definido como “un acontecimiento psicológico profundo que puede ocurrirle a una persona cercana a la muerte o, si no está cerca de la muerte, en una situación de crisis física o emocional”, que a menudo implica elementos trascendentales o místicos, y totalmente independiente de la enfermedad mental.

Ella no estaba sola. Bartolomé también sintió la presencia de un ser que había estado con ella “desde la eternidad”.

“Parecía que era Dios”, dijo, y el ser se sintió tan familiar y reconfortante que nunca trató de mirarlo a la cara.

“Este era el ser con el que siempre me había sentido conectada, y simplemente sentí esta hermosa, e increíble relación entre nosotros”, comentó. “Acabé diciéndole que quería volver, de verdad. Se lo dije cuatro o cinco veces. Le dije que quería volver para proteger a mis hijos, porque tenía miedo de que les pasaría si yo me iba y no los protegiera”.

Sintió la respuesta de que, si regresaba, todavía estaría en ese mal matrimonio. Se le mostraron muchas partes a lo largo de su vida, incluyendo varios incidentes durante ese matrimonio. Sintió que el ser le preguntaba: “¿Qué vas a hacer?”

“Fue increíble, porque en el momento en que dije que me pondría lo bastante fuerte para dejarle… fue cuando el médico me hizo el segundo golpe pericárdico en el pecho y volvió a poner en marcha mi corazón”, dijo Bartolomé. “Esa promesa que hice me llevó a alejarme de él”.

Te Puede Interesar:   Eva Longoria cambia de faceta y debuta como directora de cine

Ayuda de Dios

Bartolomé dice que tardó tres años, pero se mudó mientras su entonces marido estaba de viaje de negocios y pudo presentar una orden de alejamiento. Su hija tenía tres años y medio y su hijo once y medio.

“Ese fue el comienzo de una nueva vida para todos nosotros”, continuó. Hablaba a menudo con Dios y sabía que su vida estaba en una trayectoria diferente, para mejor.

Por ejemplo, contó, que tenía miedo de volver a tener citas, porque su esposo había ocultado todas sus tendencias abusivas cuando estaban saliendo. Terminó escribiendo una lista de los rasgos de carácter que necesitaba en alguien si alguna vez volvería a confiar y que sea (amable, honesto, paciente) y terminó enumerando 116 rasgos.

Yo diría: “Dios, no sé quién es esta persona, pero sé que tú sí lo sabes. Y si pudieras traérmelo de una forma segura para que yo pudiera acabar viéndolo y descubrir que es esa persona, te lo agradecería de verdad”, dijo.

Esto ocurrió unos dos años después de que dejara su primer matrimonio. Su hijo se había hecho amigo de una chica de su nuevo instituto, y los dos citaron a sus padres en el cine sin avisarles.

“Nos hicieron sentar uno al lado del otro y me dio mucha vergüenza”, recordó sonriendo. Él acabó siendo alguien que encajaba perfectamente con su lista, y se convirtió en un padre maravilloso para sus hijos. “Resultó que nos casamos seis meses después”.

Bartolomé le contó a su esposo, Víctor, sobre su experiencia cercana a la muerte, pero no se lo había contado a casi nadie más.

Después de que Bartolomé fuera reanimada y contara lo que había experimentado a parte del personal médico y a su exmarido, recibió respuestas mayoritariamente despectivas y sugerencias de que solo había alucinado. La gente no quería oír hablar de su experiencia.

Debido a eso, terminó reprimiendo su experiencia durante 12 años.

“Lo interioricé, lo guardé en una cajita feliz dentro de mi corazón y lo miraba de vez en cuando. Inmediatamente después de bajar del techo, me di cuenta que me lo habían dado para ayudarme a superar un momento muy duro de mi vida”, explica.

Pero cuando Bartolomé empezó a hablar de su experiencia, se dio cuenta que no solo era un regalo para ella, sino para muchos otros.

¿Qué significan las experiencias cercanas a la muerte?

En la actualidad, Bartolomé dirige el grupo de la Asociación Internacional de Estudios Cercanos a la Muerte (IANDS) de Santa Bárbara, donde invita cada mes a personas que han vivido experiencias a compartir sus relatos como ponentes invitados, lo que suele atraer entre 100 y 200 asistentes. Una vez, incluso 900 personas vinieron a escuchar al neurocirujano Dr. Eben Alexander hablar sobre su experiencia inusualmente detallada y su curación inexplicable desde el punto de vista médico.

El camino que condujo a esto estuvo marcado por mensajes -a veces muy literales- del otro lado, cuenta Bartolomé.

Un día, sintió como si dos grandes manos le agarraran la nuca y una voz atronadora le dijo que abriera una tienda de álbumes de recortes. Claro que no, pensó. Tenía un trabajo que le encantaba en la recaudación de fondos de la universidad local, dos hijos en la universidad y un tercero a punto de empezar. No estaba dispuesta a hacer algo tan arriesgado económicamente como abrir su propio negocio en algo de lo que no sabía nada.

Pero cuando se volvió para preguntarle a su marido al respecto, esperando que él fuera la voz de la razón, aquella voz atronadora salió de la boca de su marido, diciendo: “Bárbara, tú eres la que ha recibido el mensaje”.

Te Puede Interesar:   Microbios fascinantes: bacterias como nunca antes las habías visto – en fotos | Arte y Diseño

“Sé que esto suena completamente extraño”, dijo Bartolomé. “Terminé… conduciendo hasta el centro y otra voz diferente me dijo en el coche que tenía que preguntar por el préstamo empresarial”.

Entonces, ella entró en su banco y le concedieron un préstamo de 250,000 dólares sin papeleo, sin aval y todo aprobado en menos de 15 minutos.

“Abrí esa tienda de álbumes de recortes tres meses más tarde, y seis meses después de abrirla me nombraron Empresaria del Año de Santa Bárbara (California), lo cual es una locura porque es un lugar muy extravagante y popular: Oprah vive aquí, Henry y Meghan viven aquí… Es mucho que te nombren así”, dijo.

En retrospectiva, se dio cuenta que el otro lado había organizado muchas cosas a lo largo de los años con elogios y empujones en el camino de su vida, para “fortalecerme” y que tuviera la confianza y la credibilidad necesarias para fundar IANDS Santa Barbara. Ella cerró la tienda de álbumes de recortes en julio de 2009 y en agosto fundó el grupo IANDS.

“Sé que quieren que hagamos esto. Sé que del otro lado nos quieren y quieren que el mundo sepa esta información. Realmente siento que es por eso que ponen a todas estas personas en estas situaciones en las que regresamos y todos decimos las mismas cosas”, afirmó.

Aunque las experiencias cercanas a la muerte son diferentes y muy individualizadas, una de las características más recurrentes es que los experimentadores regresan con una lección de qué el ser humano está aquí para aprender a amar.

Doce años después del error médico que condujo a su experiencia cercana a la muerte, Bartolomé estaba en la competición de gimnasia de su hija cuando habló con una mujer que estaba muy angustiada porque su madre estaba en sus últimas semanas.

“Esta mujer me sacó de mis casillas”, afirma Bartolomé. Sintió la necesidad de compartir su propia experiencia, para dar esperanza y quizá ayudar a esta mujer a ver la muerte de un modo un poco diferente.

La mujer, una enfermera del hospital local, miró a Bartolomé y dijo que sabía que lo que estaba diciendo era real. Reconoció que los procedimientos médicos descritos por Bartolomé eran precisos, porque ella misma había presenciado muchas reanimaciones.

“Y me dijo: ‘¿sabes que eso se llama una experiencia cercana a la muerte?’”.

Durante los siguientes tres días, Bartolomé estuvo pegada a su computadora, leyendo todo lo que pudo sobre experiencias cercanas a la muerte. No tenía idea hasta ese momento que otros habían experimentado lo que ella tenía, mucho menos que era un fenómeno natural.

Se estima que el 5 por ciento de los estadounidenses adultos, 1 de cada 20, ha tenido una experiencia cercana a la muerte, y hasta el 17 o el 18 por ciento de los sobrevivientes de un paro cardíaco informan esto, según varias encuestas.

En su búsqueda, Bartolomé encontró la Fundación para la Investigación de Experiencias Cercanas a la Muerte (NDERF), envió su historia y leyó muchas otras. Se hizo amiga del Dr. Jeffrey Long, quien fundó NDERF, y él la invitó a una conferencia de IANDS que pronto se llevaría a cabo en San Diego. Allí, Bartolomé conoció a otras 50 personas que habían tenido experiencias cercanas a la muerte y se sentó con ellas durante horas, escuchando las historias de todos.

Ella también se fue con preguntas.

El tema de la conferencia de ese año fue “efectos posteriores”. Las investigaciones demostraban que la mayoría de las personas que vivían experiencias cercanas a la muerte tenían efectos duraderos, desde perder el miedo a la muerte y volverse más caritativas y compasivas, hasta ser capaces de saber cosas antes de que sucedan, poder abandonar el cuerpo, curarse rápidamente de enfermedades crónicas o lesiones graves y percibir a quienes habían fallecido.

Te Puede Interesar:   Estrella Polaris: cómo localizar la Estrella Polar en el cielo nocturno

Había una larga lista de posibles efectos secundarios, y Bartolomé reconoció muchos de ellos en sí misma, solo que no habían empezado después de su código azul en el hospital, sino que se remontaban de su más tierna infancia.

Bartolomé era una niña intuitiva, sensible, compasiva, que disfrutaba pasar su tiempo con los ancianos. Hubo momentos en que Bartolomé le había contado a su madre sobre una tragedia inminente justo antes de que sucediera, y cuando su abuelo falleció, ella pudo sentir la alegría y la luz eufóricas de su alma cuando “regresó a casa”. Entonces Bartolomé recordó cómo, una y otra vez, le decían “no se lo cuentes a nadie”, “nunca le digas a nadie que puedes hacer eso”. Un autor presente en la conferencia de IANDS sugirió amablemente a Bartolomé que preguntara a su familia si había experimentado un roce con la muerte cuando era demasiado joven para recordarlo.

Más de 20 años después de su experiencia cercana a la muerte en 1987, su hermano mayor le dijo a Bartolomé durante la cena que cuando era bebé, casi había muerto; vio que su diminuto cuerpo se volvía “púrpura suave” e inmóvil, y su madre lloraba mientras Bartolomé se reanimaba a sí misma y comenzaba a respirar de nuevo. Ella había estado en el hospital cuatro días después de eso, y su madre le dijo que nunca hablara de ello.

Enterarse de esto fue como encontrar una pieza de un puzzle que faltaba y que encajaba a la perfección. Bartolomé pudo ver la forma en que fue guiada y amada por Dios durante toda su vida.

“Siento que el otro lado quiere que sepamos más. Pienso que vamos por un mal camino en el mundo, y creo que el otro lado quiere que sepamos más”, dijo.

“Además, si entendiéramos que estamos aquí varias veces, si entendiéramos que estamos aquí para hacer crecer nuestras almas, si entendiéramos que existe una existencia más allá del punto de la muerte, creo que eso cambiaría la forma en que la gente vive su vida y cómo irán las cosas, en el mundo. El dinero no es tan importante, pero sí ser solidario, útil y amable con los demás”.

La investigación realizada por el Dr. Bruce Greyson en la División de Estudios Perceptuales de la Universidad de Virginia ha demostrado que, abrumadoramente, los experimentadores cercanos a la muerte obtienen cambios en los valores después de su experiencia (pdf), generalmente se vuelven más espirituales, compasivos, caritativos y que estos cambios no solo persisten, sino que crecen con el tiempo. También realizó una investigación que encontró que las personas no necesitan tener estas experiencias para experimentar cambios similares; de hecho, las personas que escuchan las historias de experiencias cercanas a la muerte de otros también obtienen cambios beneficiosos similares.

Por ejemplo, muchos de quienes van a IANDS Santa Bárbara son personas con mucho miedo a la muerte, y después de escuchar las historias, pierden ese miedo y ganan una sensación de alivio en sus vidas, dijo Bartolomé.

“Es literalmente el otro lado plantando esto en nuestras vidas para que podamos cambiar el mundo”, dijo. “Estoy feliz de haber sido elegida para hacer esto”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


1 comentario en «Tras una experiencia cercana a la muerte, una mujer empieza a notar regalos y mensajes del otro lado»

Deja un comentario