BLas algas verdes, o cianobacterias, se presentan en muchas formas y a menudo tienen mala prensa, particularmente porque cinco de las 2.000 especies identificadas pueden producir algunas de las toxinas más letales conocidas por la ciencia.

Al mismo tiempo, se encuentran entre los organismos más antiguos del mundo, datan de hace 2.100 millones de años, y tenemos una deuda de gratitud con ellos.

Las cianobacterias fueron los primeros organismos en utilizar la fotosíntesis, transformando dióxido de carbono en oxígeno. Son responsables de crear la atmósfera rica en oxígeno que permitió que la vida en la Tierra floreciera y que los humanos evolucionaran.

En sus incontables miles de millones, en casi todos los entornos donde existe agua, incluso en las rocas húmedas de los desiertos, continúan con este valioso servicio, manteniendo la atmósfera segura para que respiren los mamíferos.

Te Puede Interesar:   La gran idea: ¿Estamos a punto de descubrir una nueva fuerza de la naturaleza? | Físico

Pero en aguas ricas en nutrientes, creadas por desechos agrícolas o aguas residuales vertidas en ríos y lagos, las algas verdiazules se multiplican rápidamente, especialmente bajo el sol. Esto es peligroso en aguas tranquilas, donde se forman densas balsas de espuma que privan de oxígeno a las aguas de debajo, matando a los peces.

En algunas circunstancias, también crean toxinas que pueden envenenar a los animales y a los humanos que los beben. Sólo las pruebas de laboratorio pueden determinar si estas proliferaciones de algas son tóxicas, pero se recomienda a cualquiera que las vea que las evite y reporta tu presencia.

Deja un comentario