tEl lanzamiento de una herramienta de crowdsourcing de “última oportunidad” para registrar un dialecto griego moribundo llamó la atención esta semana sobre una de las grandes extinciones del mundo moderno: nueve idiomas están creyó desaparecen cada año. Romeyka, hablado por una población envejecida de unos pocos miles de personas en pueblos montañosos cerca de la costa turca del Mar Negro, divergió del griego moderno hace miles de años. No tiene forma escrita.

Para los lingüistas, es un “puente vivo” hacia el antiguo mundo helénico, cuya pérdida sería claramente un duro golpe. Pero algunas lenguas enfrentan problemas aún mayores: 350 tienen menos de 50 hablantes nativos y 46 tienen solo uno. Una colaboración entre instituciones australianas y británicas pinta la situación con colores brillantes, con una rayas de idioma gráfico, diseñado para ilustrar el declive acelerado en cada década entre 1700 y hoy. Sus autores predicen que entre el 50% y el 90% de las 7.000 lenguas del mundo se habrán extinguido en 2150. Incluso ahora, la mitad de la población del planeta habla sólo 24 de ellas.

Te Puede Interesar:   Los científicos recurren a la IA para mejorar aún más la cerveza | Inteligencia artificial (IA)

Las Naciones Unidas están tan preocupadas que han declarado una Decenio Internacional de las Lenguas Indígenas. En este escenario apocalíptico, el tipo de tecnología de grabación fácil de usar empleada por Crowdsourcing Romeyka es un punto de inflexión, especialmente porque puede haber grupos de hablantes de romeika en todo el mundo.

La historia de las lenguas siempre ha estado ligada al colonialismo y la persecución política, que dispersan a las poblaciones y también las reprimen. El papel paradójico de las grandes ciudades en la supervivencia incluso de las más pequeñas se revela en Alianza de Lenguas en Peligro (ELA), que ha rastreado y mapeado cientos de idiomas en Nueva York. Entre sus revelaciones más sorprendentes está la de que de los 700 hablantes supervivientes de seke, que se originó en un grupo de pueblos de montaña en Nepal, más de 150 pueden rastrearse hasta dos edificios de apartamentos en Brooklyn.

Te Puede Interesar:   Una esponja atada a un hilo reduce las largas esperas para las pruebas de diagnóstico del cáncer | Cáncer

Una cosa es registrar y archivar lenguas en peligro de extinción, pero incluso entre los propios lingüistas existe un debate sobre si deberían preservarse a toda costa. De un lado estaba Ken Hale, un activista que argumentaba que perder cualquier idioma era “como arrojar una bomba sobre el Louvre”. Por el otro, Ioanna Sitaridou, profesora de Cambridge detrás del proyecto Romeyka, cree que son los hablantes los que deben decidir si transmiten su lengua.

Pero las prioridades sociales y económicas cambian, y no es raro que las lenguas minoritarias se salten una generación. Uno de ellos es Manx, que la UNESCO degradó de extinto a en peligro crítico después de que los escolares se pusieran en contacto y preguntaran: «Si nuestro idioma está extinto, ¿en qué idioma estamos escribiendo?». Actualmente existe una estrategia para duplicar el número de hablantes de lengua manesa en la Isla de Man en el plazo de una década.

Te Puede Interesar:   Los hermanos tecnológicos deben darse cuenta de que la pornografía deepfake arruina vidas y la ley tiene que ponerse al día | Luba Cassova

En una época de cambios ambientales catastróficos, existen razones pragmáticas para escuchar la sabiduría de comunidades lingüísticas que pueden ser extremadamente pequeñas por sí solas, pero que juntas hablan más de la mitad de las lenguas supervivientes del mundo. En Pastores de renos sami A través del Ártico hasta los pueblos indígenas de Australia, las formas en que las personas se expresan codifican antiguas formas de vida en la naturaleza. Para sobrevivir se necesitan tanto una voluntad como un camino. Simplemente honrando su existencia, los lingüistas desempeñan un papel importante.

Deja un comentario