Nairobi, 17 oct (EFE).- El proceso de mediación iniciado en Kenia el pasado agosto después de que 184 moderadores de contenido para África denunciaran a Meta (compañía matriz de la red social Facebook) por presuntos despidos ilegales ha «fracasado», informó Foxglove, una organización implicada en el caso.

«Los moderadores informaron al tribunal de que Sama y Meta hicieron muy pocos esfuerzos para abordar las cuestiones fundamentales planteadas por los demandantes», afirmó Foxglove, que asesora a esa parte, en un comunicado remitido hoy a EFE.

Por su lado, Mercy Mutemi, abogada de los moderadores, señaló que «los demandados buscaban ganar tiempo y no estaban siendo honestos».

«Estábamos esperando a que participaran (…) pero sólo nos respondieron a finales de la semana pasada con una cantidad muy pequeña» de dinero para una eventual indemnización, agregó Mutemi.

Así, el juicio iniciado a raíz de la denuncia que presentaron los trabajadores en marzo contra Meta y la empresa keniana de subcontratación Sama se retomará con una nueva audiencia prevista el próximo 31 de octubre.

Te Puede Interesar:   China impone controles de exportación sobre productos de grafito por "seguridad nacional" - Mundo

Los 184 moderadores acusan a las compañías de «desacato» por no cumplir con la orden judicial emitida en junio para mantener sus contratos y sueldos a la espera de que se resuelva el caso.

Entonces, el juez Byram Ongaya, de la Corte Comercial de Milimani (Nairobi), no sólo ordenó la extensión de los contratos de los moderadores, sino que también concluyó que Meta fue su empleador «principal y primario», algo que la empresa niega.

La responsable de comunicación para África, Oriente Medio y Turquía de Meta, Kezia Anim-Addo, afirmó hoy en declaraciones a EFE que la compañía «no puede hacer comentarios sobre este tema», mientras Sama no respondió a los intentos de EFE de contactar con esa entidad.

Te Puede Interesar:   Argentina confirma el primer caso de encefalitis equina en humanos

En el citado comunicado, Foxglove aseguró también que Meta dejó de emplear a Majorel, otra empresa de subcontratación a la que había recurrido tras poner fin a su relación con Sama y que también es parte en el juicio.

«Elegir un proveedor que no se encuentra actualmente ante un tribunal keniano para proporcionar servicios de moderación en Kenia y en África oriental es un intento obvio de evadir la jurisdicción de Kenia», aseveró la organización.

Este no es el único litigio al que se enfrenta Meta en África: el pasado 14 de diciembre, tres litigantes presentaron en Nairobi una demanda por valor de cerca de 2.000 millones de euros contra la empresa en relación con el papel de Facebook en la propagación de violencia y discurso de odio en el continente.

Te Puede Interesar:   Polémica en Mrs. Russia 2023: Organizadores respaldan a la ganadora frente a críticas por su apariencia

Entre los demandantes figura Abraham Meareg, un académico etíope cuyo padre, un profesor de química oriundo de la región de Tigré (norte de Etiopía), fue víctima de un ataque racista en Facebook y posteriormente asesinado, en noviembre de 2021.

Asimismo, tanto Meta como Sama están en el centro de otra denuncia en la que un antiguo moderador de contenido sudafricano que trabajó en Kenia, Daniel Motaung, les acusa de explotación y malas condiciones de trabajo.

Según Motaung, los moderadores de contenido de Facebook no sólo trabajaban por salarios muy bajos y no se les permitía sindicarse, sino que se veían obligados a supervisar durante horas «contenido espantoso, como decapitaciones, torturas y violaciones», lo que llevó a muchos a contraer trastorno de estrés postraumático.

Deja un comentario